Muertes de sobremesa – David Jiménez

Supe de la existencia de este libro porque me interese mucho por Inspector Solo, que resultó ser una segunda parte. Sin dudarlo mucho, me dispuse a leer Muertes de sobremesa, y os adelanto que me ha gustado mucho.

En Muertes de sobremesa nos encontramos a Marcial Lisón, un inspector taciturno y muy serio, con un carácter temperamental de estos que te ponen los pelos de punta. Él, junto con su nueva compañera, tendrá que enfrentarse a un caso que pensaba que nunca tendría la oportunidad de cerrar: el caso del asesino del café. Dieciocho años ha tardado en aparecer de nuevo, y esta vez mata nada menos que a la mujer del inspector jefe Villanueva. Así arranca esta novela policíaca que engancha desde el minuto cero.

El narrador de esta novela es en tercera persona, y me ha parecido muy acertado para que el lector vaya sacando sus propias conclusiones a medida que la investigación avanza sin dejarse llevar por lo que el inspector piense.

Los personajes me han parecido muy bien construidos. el protagonista es muy creíble,  y tiene un carácter muy definido: irascible, solitario, meditabundo…, aunque el narrador se centra en él y nos da explicaciones de estos comportamientos todo el tiempo, con lo que conseguimos empatizar con él y comprenderle.

Los otros personajes más emblemáticos de la novela son Zoe, la nueva compañera del inspector; Unai, otro compañero, y, por supuesto, Sola. La perra aparece poco, pero cada vez que lo hace es fundamental para la trama.

El estilo del autor está bien, me ha gustado, aunque aquí voy a ser un poco más dura. El libro, o al menos la versión que yo he leído, tiene bastantes faltas de ortografía. Es verdad que a veces algunas editoriales “independientes” (agencias que dicen ayudarte a publicar aunque en el fondo la cagan más) juegan malas pasadas a los autorese, y aunque te dicen que le harán una revisión, acaban estropeando más el libro pasándolo por el Word. Pero eso no quita que el libro tenga faltas, y me veo en la obligación de decíroslo.

En cuanto a trama, el libro está genial. A mí me ha gustado mucho todo lo que plantea David, y todo queda muy bien atado (más o menos, porque hay segunda parte).

El ritmo se mantiene un poco flojillo la primera mitad de la novela, pero luego aumenta un montón la tensión y yo no pude parar de leer hasta el final, que me dejó completamente anonadada por un par de giros que no vi venir.

IMPRESIONES

Creo que habéis podido adivinar que me ha gustado mucho, ¿no? Esto es porque iba avisada de las faltas y decidí centrarme en la historia, que la verdad es que me ha parecido muy original.

Además de la trama de la investigación del asesino del café, nos encontramos una subtrama muy significativa que para los españoles es un tema muy doloroso y que David ha llevado con toda la delicadeza del mundo, y es la de los niños robados. No voy a decir más porque es fundamental que vosotros descubráis cómo trata este tema el autor y por qué es importante. No lo considero spoiler  y quería destacarlo, porque me ha conmovido.

Luego, el tema de la investigación principal me ha parecido sublime. David ha conseguido atarlo todo sin que yo me diera cuenta hasta el momento en que lo resuelve. Esto es un plus, porque yo, asidua a la novela negra desde casi mis inicios lectores, me suelo dar cuenta de quién es el asesino a medida que investigan los personajes. Así que bravo, David.

En fin, que es una novela que os recomiendo si os gusta el género policíaco y queréis giros inesperados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s