Harry Potter y el prisionero de Azkaban

Por la cicatriz que lleva en la frente, sabemos que Harry Potter no es un niño como los demás, sino el héroe que venció a lord Voldemort, el mago más temible y maligno de todos los tiempos y culpable de la muerte de los padres de Harry. Desde entonces, Harry no tiene más remedio que vivir con sus pesados tíos y su insoportable primo Dudley, todos ellos muggles, o sea, personas no magas, que desprecian a su sobrino debido a sus poderes.

Igual que en las dos primeras partes de la serie La piedra filosofal y La cámara secreta, Harry aguarda con impaciencia el inicio del tercer curso en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Tras haber cumplido los trece años, solo y lejos de sus amigos de Hogwarts, Harry se pelea con su bigotuda tía Marge, a la que convierte en globo, y debe huir en un autobús mágico. Mientras tanto, de la prisión de Azkaban se ha escapado un terrible villano, Sirius Black, un asesino en serie con poderes mágicos que fue cómplice de lord Voldemort y que parece dispuesto a eliminar a Harry del mapa. Y por si esto fuera poco, Harry deberá enfrentarse también a unos terribles monstruos, los dementores, seres abominables capaces de robarles la felicidad a los magos y de borrar todo recuerdo hermoso de aquellos que osan mirarlos. Lo que ninguno de estos malvados personajes sabe es que Harry, con la ayuda de sus fieles amigos Ron y Hermione, es capaz de todo y mucho más.

La verdad es que hablaros de las cuestiones técnicas de la novela se me hace tan sumamente raro… que en esta ocasión prefiero no incluir ese apartado en la reseña. En su lugar, os voy a contar diferentes sensaciones que me ha transmitido el libro.
En primer lugar, estar leyéndolo con mis chicas del grupo de WhatsApp “Harry Potter en pijama” (sí, somos así de guays), me está encantando. Le estamos sacando pegas tanto a la película como a la trama del libro (porque, siendo sinceros, tiene parches por todos lados), pero aún así nos seguimos emocionando, sufriendo, flipando… Es increíble cómo unos libros que habremos leído mil veces pueden seguir despertando tantas sensaciones en nosotros.
Harry Potter y el prisionero de Azkaban es mi libro favorito de la saga, porque en él aparece uno de los personajes que más valoro (Sirius Black), y porque conocemos muchos secretos y desvelamos muchos misterios que rodean tanto a Harry como a la muerte de sus padres. Además, mi debilidad son los animales y tal como me imaginaba a Buckbeak era tan monoooo *-*
En fin… llega muy tarde esta reseña porque ya vamos por el quinto, pero quiero que sepáis que disfruté, disfruto y disfrutaré como una enana esta saga tan maravillosa.

Paperblog

8 comentarios sobre “Harry Potter y el prisionero de Azkaban

  1. Me encanta Harry Potter, no puedo decir más.. (L)
    Y esta entrada me ha traído muchos recuerdos porque la primera vez que leí este libro fue con esa edición de círculo de lectores *.*
    un beesote

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s