Matar a Leonardo da Vinci

Christian Gálvez (Madrid, 1980) estudió Magisterio y Filología inglesa. Actualmente es uno de los rostros de Mediaset España donde conduce con éxito el concurso cultural Pasapalabra desde hace siete años. Asimismo es el director de la productora 47 Ronin, S.L., empresa destinada a potenciar el talento de jóvenes promesas, y socio de Soul&Share, productora que desarrolla contenidos audiovisuales. Desde 2009 compagina su trabajo en televisión con su investigación sobre Leonardo da Vinci y vive a caballo entre Madrid y la Toscana. Sus conferencias sobre Leonardo son cada vez más demandadas.
«Meser Leonardo da Vinci tiene un concepto tan herético que no se atiene a ninguna religión y estima más ser filósofo que cristiano. Por lo tanto, la resolución es firme y clara: debemos matar a Leonardo da Vinci».
Europa, siglo XVI. Mientras España, Francia e Inglaterra ultiman su unificación, los Estados italianos se ven envueltos en conflictos permanentes por culpa de la religión, el poder y el ansia de expansión territorial. Lo único que les une es el renacimiento cultural de las artes. En la Florencia de los Médici, epicentro de este despliegue artístico, una mano anónima acusa de sodomía a un joven y prometedor Leonardo da Vinci. Durante dos meses será interrogado y torturado hasta que la falta de pruebas lo ponga en libertad. Con la reputación dañada, Leonardo partirá hacia nuevos horizontes para demostrar su talento y apaciguar las secuelas psicológicas provocadas en prisión.
¿Quién lo acusó? ¿Con qué motivo? Mientras se debate entre evasión o venganza Leonardo descubrirá que no todo es lo que parece cuando se trata de alcanzar el éxito.
Haciendo gala de un estilo documental exhaustivo y exquisito, fruto de varios años de investigación y de viajes a los escenarios más representativos de la vida del genio, Christian Gálvez construye un thriller histórico, una novela de aventuras en la que se dan cita arte, venganza y pasión. Una obra que atrapa desde las primeras páginas y que cambiará la opinión que hasta ahora se tiene del genio florentino.

Matar a Leonardo da Vinci es un libro narrado en tercera persona, pero con su foco apuntando directamente a la figura de Leonardo da Vinci. Aunque nos encontramos bastantes personajes coetáneos a este genio, está clarísimo desde el principio que la obra se va a centrar en él.
Como os comentaba antes, hay muchísimos personajes además de Leonardo da Vinci. Nuestro protagonista se relacionó con Miguel Ángel, Botticelli, con los Médici… y todos estos personajes aparecen debidamente reflejados en la novela. Se nota, poro otro lado, que Christian Gálvez ha llevado a cabo una gran labor de documentación para poder reflejar bien a estos personajes, dotándoles de una personalidad que parece acorde con la época y con sus creaciones, pinturas, y esculturas (y mucho más). 
Aunque casi nunca hablo de la estructura de los capítulos ni de su forma, creo que en esta novela es influyente. Aunque se exceden un poco en extensión (para lo que estoy yo acostumbrada), es importante que tengan esta extensión. Los capítulos están delimitados en el tiempo, y narran diversas situaciones de nuestro protagonista. Por eso algunos son más largos (y no por ello tediosos de leer), y otros tienen menos extensión.
Lo primero que tengo que decir es que me ha fascinado mucho la faceta que le da a Leonardo da Vinci Christian Gálvez. No me lo imaginaba así cuando lo estudié en Historia del Arte, y me ha gustado profundizar en su persona, y no tanto en su obra.
Otra cosa que me ha gustado mucho es que dentro del libro se incluyan fotografías de gran calidad de obras de da Vinci, Botticelli y otros artistas que aparecen en la novela. Me parece un gran detalle y me gusta ese cuidado que ha tenido la editorial de incluirlo. Se nota que el autor ha hecho gran esfuerzo, y no solo eso, sino que ha puesto todo su empeño en que nos gustara la obra.
¿Por qué le pongo un 3/5 si todo lo que os he contado es bueno? Como sabéis, la novela histórica no es mi punto fuerte, y aunque esta novela se acerca más al thriller o la aventura que a la histórica, “peca”, por así decirlo, de muchos detalles históricos, muchos nombres que al principio me perdía, y en fin… son elementos a los que no estoy acostumbrada y no me han disgustado, pero me han hecho refrenar un poco su lectura.

Paperblog

7 comentarios sobre “Matar a Leonardo da Vinci

  1. Pues lo tengo apuntado. A ver cuando me animo. A mí la novela histórica me gusta pero si mete muchos datos también acaba cansándome. Así que cuando son históricas me gusta que tenga muchas tramas para que le de vidilla. Un besazo!

    Me gusta

  2. Hace pocos días no he acabado este libro. Si, NO lo he acabado, ni pienso hacerlo.
    Es una auténtica pérdida de tiempo. La historia de intrigas puede ser pasable, pero tiene tres grandes problemas:
    La obra está repleta de citas wikipédicas a artistas que coincidieron en el tiempo y/o en el espacio con Da Vinci. Estas citas sólo rompen el ritmo ya que sólo dos de estos artistas tienen papel en la trama. Las demostraciones de cultura se reservan para los libros de texto y los ensayos.
    El segundo problema lo encontramos en la presunta erudición del autor. Más allá de los datos que se pueden encontrar en la wikipedia sobre los artístas de la época, su ignorancia sobre la vida de Da Vinci y su época es manifiesta. Casi todo el libro es un cúmulo de despropositos, aunque son más visibles en las tres escenas épicas que encontramos (en la parte que he leido): el atentado a Lorenzo de Medici, la tarta nupcial y su fuga de las manos de Savonarola. El que quiera verificar lo que digo, que consulte los datos históricos del atentado, la carta de Lorenzo de Medici a la familia Sforza recomendando a Leonardo y la relación de Da Vinci con la iglesia. Son todo datos públicos y notorios, que conoce cualquiera que haya estudiado un poco ese tema.
    El tercero es la coherencia interna. Falla por todos sitios. Por poner un ejemplo, fijémonos en la escena del atentado a los Medici, el resto de la novela no difiere mucho. En primer lugar, el atentado se produjo en 1478, cunado Leonardo tenía 26 años. Según la novela, Lorenzo es salvado por Leonardo usando un aparato volador que constuyó cuando era aprendiz, y trabajaba con su maestro en la cúpula de Santa Maria, usando materiales de desecho y observando a las palomas. La nave voladora quedó allí tirada durante casi 10 años y estaba lista para ser ensamblada y perfectamente conservada (tanto la madera como la tela). Si con esto no basta para echarse a reir de la presunta realidad de los hechos, hay que hacerse algunas preguntas: ¿cómo pudo Leonardo diseñar unas alas de murciélago observando palomas? ¿cómo puede planear una aparato con alas de murciélago (estos bichos no pueden planear)? ¿cómo pudo planear ese aparato en el s. xv si hoy en día es imposible que lo haga, han cambiado las leyes de la física? ¿cómo pudo Leonardo a los 17 años inventar el aparato volador si no se interesó por la ingeniería hasta los 30 y no adquirió los conocimientos matemáticos necesarios hasta los 45 años?

    En resumen, felicitar a los técnicos de márqueting de la editorial. Si algún día escriben un libro, seré el primero en leerlo ávidamente.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s