El brillo de las luciérnagas

EL BRILLO DE LAS LUCIÉRNAGAS

Paul Pen (Madrid, 1979) es escritor, periodista y guionista. Escribe ficción desde que leyó Las Brujas, de Roald Dahl, el autor que más le ha marcado junto con Stephen King. Su primera novela, El aviso, le valió el título de Nuevo Talento Fnac en 2011, además de ser traducida a varios idiomas y encontrarse en proceso de adaptación al cine de la mano de Morena Films. A sus relatos premiados Una escena matrimonial del todo insólita y Kokomose unen ahora Otel y La sangre del muerto, publicados recientemente por RHM Flash. El brillo de las luciérnagas es su escalofriante segunda novela, de la cual se prepara ya una versión cinematográfica, y que confirma a Paul Pen como el más prometedor autor de thriller psicológico del panorama español. Facebook: http://www.facebook.com/mrpaulpen Twitter: @_PaulPen Web: www.paulpen.com
Es un niño de diez años curioso, inteligente, soñador y muy imaginativo. Sería un niño como cualquier otro si no llevara toda su vida encerrado en un sótano impenetrable junto a sus padres, sus dos hermanos y su abuela, todos horriblemente desfigurados por un misterioso incendio del que nadie habla. Pero la vida oculta de la familia va a cambiar: su hermana acaba de dar a luz, el Hombre Grillo acecha peligrosamente en las sombras y él recibe la visita de unas misteriosas luciérnagas, cuyo potente brillo le animará a intentar escapar del sótano en busca de la verdad.

En El brillo de las luciérnagas tenemos a los dos tipos comunes de narradores: hay narración tanto en primera como en tercera persona. La mayor parte del libro está narrado en primera persona, pero hay una parte, la retrospección a 11 años antes, que está narrado en tercera persona. Nos permite conocer qué sucedió en la familia, conocerlo como si estuviéramos mirando por la ventana; por otro lado, la narración en primera persona es la visión de un niño de 10-11 años que nos cuenta cómo vive la familia sin salir del sótano.
Los personajes tienen una particularidad muy curiosa: no tienen nombres. No hay ni un solo nombre a lo largo de toda la novela. Los personajes conforman una familia: una abuela, un padre y una madre, una hija (hermana mayor), un hijo, y el hermano de éstos, el pequeño, es el que narra la historia. Aparentemente son una familia normal, con dos características que la diferencia del resto: viven en un sótano del que no salen jamás. La otra característica especial es que no salen porque están quemados; algo que ocurrió antes de que decidieran vivir en el sótano y acabaron con serias quemaduras y viviendo en un sótano. A medida que avanza el libro, se observa que no es una familia tan normal como pensábamos al principio.
El libro está ambientado en un sótano dispuesto como si fuera una casa corriente: habitaciones, baño, cocina, salón… a forma de presentarnos la historia hace que pases verdaderos momentos de angustia. Llega a ser claustrofóbico, y esto lo atribuyo a la maestría del autor para crear este ambiente. Por mi parte, ha conseguido que me meta directamente en la historia, en el sótano, como si fuera alguien más de esa familia. Es sublime, sin más.
En cuanto a la técnica narrativa, a pesar de conseguir que recreemos a la perfección el ambiente, la narración no está sobrecargada de descripciones; consigue la máxima visualización con la justa descripción. También ha sabido utilizar bien los diálogos, ya que la mayor parte del libro es una especie de monólogo desde la visión del hermano pequeño, pero no ha sido sobrecargado, ya que ha introducido diálogos en el momento justo.

Ya os he comentado que en algunas partes del libro he sentido verdadera angustia, pero no porque el libro fuera malo o estuviera mal escrito (nada más lejos de la realidad, de hecho), esta angustia la sentía porque me ponía en la piel de los miembros de la familia y me hacía una idea de lo que tiene que ser vivir en un sótano durante años, sin ver la luz del sol ni respirar aire totalmente puro. Visto así, es agónico, ¿verdad?
Otra cosa que tiene El brillo de las luciérnagas es que estás deseando descubrir qué pasó para que estén quemados y vivan en un sótano. El niño comienza a hacer esas preguntas, pero las respuestas que da la madre son muy vagas, no tiene verdadera intención de responder la verdad, y el lector se da cuenta de esto aunque el niño considere válidas esas respuestas.
Un elemento que me ha sorprendido mucho es la máscara de la hermana. Es muy curioso cómo juega el autor con este objeto, poniéndolo a nuestra vista para crear incertidumbre. ¿De verdad es tan malo como para que ella tenga que llevarla? Genera mucha curiosidad y morbosidad porque terminas queriendo saber cómo es su rostro.
Por último, me gustaría recalcar cómo la historia comienza como si los datos estuvieran desperdigados para que el lector vaya encajando las piezas una por una. Porque todo se acaba sabiendo. Todos los datos acaban formando esa imagen difuminada, y de repente se ve muy nítida.
Me gustaría hacer hincapié también en el hecho de que no haya ni un solo nombre. Parece que esto puede ser un problema, porque puedes perderte en la historia, pero nada más lejos de la realidad. En todo momento sabes de quién se habla por cómo se refieren a ellos.
Lo  único que no ha acabad de convencerme es la manera de jugar que tienen los demás miembros de la familia con la inocencia de un chaval de 10 años. No me ha gustado mucho cómo se resuelve lo del tarro de las luciérnagas, aunque a lo largo de la historia es un elemento muy interrogante, casi diría un símbolo…
La novela es muy buena, y en cierto modo me ha recordado a cuando leí El último pasajero, de Manel Loureiro. No tienen realmente nada que ver una trama con la otra, pero por lo que sea, se me ha dado un aire.
Es una novela totalmente recomendable, y engancha mucho 😀 Os recomiendo leerla a todos aquellos a los que no os importe estar encerrados un par de días con esta pareja 😛

Paperblog

18 comentarios sobre “El brillo de las luciérnagas

  1. Lei esta novela el año pasado y me gusto muchisimo, aunque a mi no me importó como resolvió el tema del tarro. De hecho, estoy deseando leer El aviso, a ver si es igual de buena. Besos

    Me gusta

  2. Creo que en mi caso no llegó a provocarme tanta angustia aunque sí muchísima curiosidad, fue una lectura muy muy adictiva. También me gustó cómo se resuelve todo en general. De hecho, enseguida repetí con Paul Pen aunque “El aviso” no me gustó tanto.
    Besos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s