El síndrome E

EL SINDROME E



Autor


Franck Thilliez (Annecy, 1973) es ingeniero de nuevas tecnologías y autor de varios libros, entre ellos Train d’enfer pour Ange rouge (2003), La Chambre des morts (2005), Deuils de miel (2006), La forêt des ombres (2006), La mémoire fantôme (2007), L’anneau de Moebius (2008) y Fractures (2009). Al éxito de El síndrome E en Francia hay que sumarle el de su segunda parte, Gataca.


Sinopsis oficial

Un hecho muy extraño altera el verano de la teniente de la policía de Lille Lucie Hennebelle: un ex amante suyo se ha quedado ciego cuando visionaba un cortometraje que acababa de comprar al hijo de un coleccionista recientemente fallecido. Una película, muda, anónima, con un toque malsano, diabólico y enigmático.

A trescientos kilómetros de distancia, el comisario Franck Sharko, de la policía criminal, acepta volver al servicio bajo la presión de sus jefes, tras haber abandonado el departamento. Se han hallado cinco cadáveres a dos metros bajo tierra que resultan imposibles de identificar, ya que tienen las manos cortadas, la cabeza abierta y cerebro, dientes y ojos extraídos.

Al tiempo que Lucie descubre los horrores que oculta la película, una misteriosa llamada le informa de la relación entre el filme y la historia de los cinco cadáveres, y hace que Lucie y Sharko, dos seres absolutamente distintos, y quizás por ello tan cercanos, se encuentren para investigar lo que parece el mismo caso.


La novela, impresiones

Cómo puedo empezar a reseñar esta novela… No hay por dónde cogerla porque me ha gustado mucho, y he estado en constante tensión leyéndola. Quizá he tardado más de lo que debería, pero al cogerla solo en el transporte… pues es lo que tiene, que leo a ratitos. Empecemos.

Nos encontramos, como es habitual en novela negra, a un narrador en tercera persona que va desgranando los acontecimientos. Este narrador omnisciente tiene absolutamente toda la información, pero parece que le cuesta darnos los detalles; somos nosotros quienes, a la vez que los protagonistas, tenemos que ir solucionando el caso. He de decir que la novela no es predecible, salvo en algunas ocasiones en las que es “impepinable” lo que está pasando y te dan ganas de gritar quién es el culpable o cuál es la pista que les puede llevar a solucionar el caso.

Atendiendo a los personajes, nuestros protagonistas indiscutibles son Franck Sharko y Lucie Henebelle. Sharko es un detective un tanto… peculiar. Esquizofrénico y extravagante, pero eso sí, un gran investigador. Antes de El síndrome E está El ángel rojo, según tengo entendido (con esto de que las editoriales traducen lo que quieren y cuando quieren…), y supongo que ahí explicarán qué le lleva a hacer lo que hace y qué pasó con su familia, pero yo soy muy mía y he empezado por este, que es el primero de la serie “Sharko y Henebelle”. Henebelle, por el contrario, es muy sistemática, muy cabezona, y siempre consigue salirse con la suya. Es madre soltera, pero, como suele pasar en estos casos, no tiene tiempo para estar con sus hijas porque “hay que coger a los malos”; sin embargo, su cabezonería le lleva siempre a resolver los casos con los que se topa, así que, siendo bastante novata en estos asuntos de trabajar sobre el terreno, consigue resolver todos los problemas con los que se topa.

Como personajes secundarios, quizá podría mencionaros a Ludovic, ex novio de Henebelle y personaje sin el cuál no habría caso, ya que es después de quedarse ciego viendo una película cuando empieza toda la investigación. Claude Poignet también es relevante, pues es quien descubre una segunda película oculta en la que ve Ludovic. Eugénie, “compañera” habitual de Sharko (producto de su imaginación enferma), también tiene cierta relevancia en la historia, aunque sea la historia personal del policía.

La ambientación está muy lograda, una descripción bastante acertada de los lugares donde ocurren los crímenes, de dónde se encuentran nuestros protagonistas… Para ilustraros acerca del poder de descripción de este escritor que me ha encandilado, solo os diré que me daban escalofríos cuando describía el convento donde se encontraban las niñas que desencadenan toda esta historia. Me ha sorprendido que, siendo novela negra, en los lugares a donde va Sharko haga ¡calor! Generalmente se describen lugares fríos y sombríos, y sin embargo nuestro protagonista pasa calor siempre (Francia en verano tampoco es un sitio muy caluroso que digamos…, pero también va a Egipto).

La agilidad en la novela se fundamenta sobre todo en que la técnica narrativa más empleada es el diálogo. Esto hace que enseguida nos metamos en la historia, siguiendo las conversaciones de nuestros personajes. Entre los diálogos, y que la trama llama  a que quieras saber más, tenemos una novela bastante dinámica, fácil de seguir y muy, muy intensa.

Lo bueno que tiene esta novela es que, aunque venga de una serie anterior, no hace falta haber leído las otras para comprender esta, así que se puede seguir perfectamente la historia de Lucie y Sharko sin saber lo anterior. Por eso yo estoy deseando leer Gataca… sé que me va a encantar igual que me ha encantado esta 😀

Esta novela me recuerda por qué me gusta tanto el género negro. Espectacular


16 comentarios sobre “El síndrome E

  1. Oh, novela negra *-* Me encanta, tiene una pinta estupendísima. Además me ha llamado mucho la atención que uno de los protagonistas tenga esquizofrenia. Voy a mirar por San Google cómo va esto de la saga, para aclararme con los títulos 😀

    ¡Un besote!❤

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s