Desafío Juego de Tronos: Tormenta de Espadas #1


Aquí seguimos con esta maravillosa saga. Este mes (que en realidad tendría que haber sido en julio pero mi viaje a Francia y los exámenes de recuperación me trastocaron un poco el desafío) toca publicar las reseñas de Tormenta de espadas, y comenzamos con la maravillosa María Navas.
TORMENTA DE ESPADAS – CANCIÓN DE HIELO Y FUEGO #3 


No leer si no habéis leído hasta Choque de Reyes
Bueno, ya está. Hemos leído el libro más largo de todos y, además, hemos pasado el ecuador de la saga (hablando de la parte publicada, esperemos que los siguientes sean apoteósicos, con el tiempo que le están llevando a Martin…). En este tercer libro se resuelven muchas incógnitas y suceden cosas que llevamos tiempo aguardando (y, como siempre, otras que no nos esperamos para nada…).
Por ejemplo, por fin sabremos qué Lannister fue el que envió al asesino de la daga a por nuestro pobre Bran. Porque que era un Lannister estaba cantado, y aunque nuestro pobre Gnomo cargó inicialmente con las culpas, sabíamos que el culpable seguía libre e impune. Personalmente, a mí lo que más me sorprendió fue la razón que le llevó a ello… uno de esos giros de Martin que tanto me gustan: lógico, pero inesperado (aunque ni mucho menos lo más inesperado del libro). Además, se aclarará quién vertió las lágrimas de Lys en la bebida del desafortunado Jon Arryn… y esto sí que pilla de improviso.
También tenemos ración extra de frío en el Norte: los Otros aparecerán por fin como una amenaza real, después de las escasas pero decisivas aportaciones que habían tenido hasta ahora, y harán mucha pupa a nuestros cuervos. La Guardia de la Noche vive uno de sus momentos más aciagos, pues tiene que enfrentarse a su enemigo ancestral sin los conocimientos de antaño, al tiempo que los salvajes, enemigo más actual, se unen siguiendo la más cruel ley de Murphy: ¿querías acción, Jon Nieve? Pues toma dos tazas (si es que no sabes nada).
Precisamente Jon Nieve es otra de las piezas fundamentales de esta entrega: el honorable bastardo tiene que enfrentarse a varios dilemas importantes. El primero de ellos, que durará todo el libro, será hasta qué punto su reciente incorporación a los Salvajes por orden de uno de sus Hermanos es una farsa: ahora que goza de libertad, que es algo más que un bastardo, ¿dejará atrás su pasado como cuervo? ¿podrá vivir con la conciencia tranquila un cambiacapas? ¿qué está dispuesto a hacer? ¿será capaz de dejar atrás a Ygritte? Y aunque volviese… ¿sería recibido como un traidor? Esto es sólo el principio… una vez tome esta decisión, ¡la cosa se pone aún mejor! Ya veréis, ya… y de mano de quién viene esta propuesta, que es otro giro inesperado made in Martin.
Sin embargo, por mucha acción que haya en el norte, y pese a que lo más duro de la guerra parezca haber pasado, en el sur los tejemanejes del brutal juego de tronos siguen su curso: enlaces inusitados, maniobras extraordinarias y nuevos jugadores (como la increíble Reina de las Espinas o el carismático Príncipe Oberyn) darán más de un quebradero de cabeza. No obstante, os adelanto que uno de nuestros viejos jugadores dará un giro maestro a la trama ¡ESE MEÑIQUE!, y otros jugadores nos dejarán de la forma más festivamente inesperada (nunca vayáis a una boda en Poniente). Y no os confiéis, porque la muerte está siempre presente en Poniente… hasta la última página.
Podría hablar ahora del siempre fascinante proceso de maduración de muchos otros personajes, como Samwell, Arya o Sansa, y la dinámica de algunas insospechadas relaciones que se forjan (como el dúo Brienne y Jaime, honor y deshonor, o el Perro y Arya), pero hay un elemento mucho más importante en Canción de Hielo y Fuego que aún no he tocado en ninguna reseña y que en este libro no puedo seguir obviando: la religión. Los Siete, los Antiguos Dioses… y El Señor de la Luz. Aunque al principio parecía una secta más con un puntito de piromanía, la reaparición de Thoros y Beric Dondarrion, así como el sorprendente resultado de algunos de los ritos de Melissandre y el inesperado destino de un personaje aparentemente muerto nos llevan a pensar que tal vez no estaría de más ir rezando algo a R’hllor (o como se escriba). Y… no puedo contar más.
No puedo acabar sin hablar de Dany. Siempre la dejo para el final, seguramente porque su trama es la más “aislada” de todas, por así decirlo. Pues ahí sigue la chica, ya ha demostrado con creces que tiene alma de líder y que está mucho más cuerda que la mayoría de sus predecesores Targaryen. Sigue su avance imparable, cambiando el mundo a su paso, y cada vez más acompañada de fieles e infieles seguidores. Conocerá más sobre su pasado de mano de uno de sus nuevos e inesperados partidarios, pero también sobre su futuro con el cumplimiento de alguna de las traiciones que le fueron profetizadas.
Prestad atención a las profecías, los sueños y los más nimios actos de cada personaje… porque en este libro, el verano da paso al otoño, dejando atrás las guerras sureñas, y parece que es tiempo de alianzas, recompensas y castigos. Pero no nos engañemos: lo único que significa el otoño es que se acerca el invierno 😉
Reseña realizada por María Navas, posible nueva incorporación al blog 😉

11 comentarios sobre “Desafío Juego de Tronos: Tormenta de Espadas #1

  1. ¡¡Pues María debo decir que muy buena reseña!! Yo terminé el libro hace un tiempo pero me has refrescado la memoria jejeje Me encantó como todos los anteriores, que se tardan en leer pero merecen la pena porque es una historia sublime.

    Los libros de Martin son increíbles, dan giros inesperados y siguen intrigándote. Una de las mejores participaciones en este libro, como ya comentas, es John Nieve que tiene mucho que decidir y muchas sorpresas que darnos. Meñique es otro artista escondido, las que lía sin que te des cuenta. Brienne es uno de mis mejores personajes, le veo muy real y no sé me gusta mucho jajaj Y las chicas stark también andan en medio del cotarro, Bran me tiene un poco perdida la verdad a ver si en el próximo libro me aclara un poco las cosas jaja
    Dearnerys, o como se escriba que siempre lo pongo mal jaja, es otro personaje sin el que no habría historia a mi parecer.

    Y como normal general hay que decir que no se coja cariño a los personajes que ya sabemos que Martin… Cumm cumm cumm jajajaj

    Muy buena reseña, :):) ¡Un saludo!

    Me gusta

  2. Justo aquí es donde me he quedado yo leyendo, en Tormenta de Espadas. Así que gracias por refrescarme la memoria porque cuando vi la temporada de la serie, había muchas cosas que no recordaba (como lo de mi Oberyn…)
    Desde que comencé a verla y a leerme los libros, mis personajes preferidos son sin duda, Dany, Jon, Arya y Tyrion. Pero reconozco que hay “parejas” que se han ganado mi respero y mi amor, como son Brienne y Jamie, o Arya y el Perro. ¡Me encantan!
    A Bran, no termino de cogerle el ritmo… Es la historia que se me hace más pesada. Y Sansa, aunque más madura y menos malcriada, no termina de llegarme tanto como su hermana. Tiempo al tiempo.
    Besazos

    Me gusta

  3. Yo he avanzado hasta el siguiente libro pero me gusta tanto esta saga que la he parado. No se cuánto, el autor, nos va a hacer esperar para los siguientes y hasta que no los tenga no voy a continuar. Después te quedas con toda la intriga y sólo nos queda esperar. Esta es una obra épica pero el autor se está quedando con todos nosotros ( y lo pero es que puede hacerlo porque es extraordinario) un besazo¡¡ nos leemos¡¡

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s