Respirar por la herida

RESPIRAR POR LA HERIDA – VÍCTOR DEL ÁRBOL
Autor: Víctor del Árbol
Título: Respirar por la herida
Editorial: Alrevés Editorial
Rústica con solapas
Páginas: 528
Precio: 20,00€
Autor (de su página web)

“Admiro a la gente que lucha por sus sueños”.

Víctor del Árbol, nacido en Barcelona en 1968, fue funcionario de la Generalitat desde 1992 hasta 2012.
Cursó estudios en Historia en la Universitat de Barcelona, colaboró dos años como locutor y colaborador en el programa radiofónico de realidad social «Catalunya sense barreres» (Radio Estel, ONCE). Como escritor fue finalista del Premio Fernando Lara en 2008 con El abismo de los sueños (no publicada) y ganó el Premio Tiflos de Novela en 2006 con El peso de los muertos. En 2011 publicó La tristeza del samurái (Editorial Alrevés), que ha sido un éxito nacional e internacional. Traducida a una decena de idiomas (Holanda, Polonia, Rumania, Macedonia, Israel, Italia, Francia, Estados Unidos, Brasil, China Continental) y best seller en Francia, cuenta con el reconocimiento de la crítica y de numerosos premios. Entre ellos, Le Prix du polar Européen 2012 a la mejor novela negra europea que otorga la prestigiosa publicación francesa Le Point en el festival de Novela Negra de Lyon, le Prix QuercyNoir y el Premio Tormo Negro.
En Enero de 2013 publica su novela “Respirar por la Herida” finalista a la mejor novela extranjera en el festival de cine Negro de Beaune, finalista en el II Premio Pata Negra de Salamanca, finalista a la mejor novela negra 2014 que otorga el festival VLNC. Traducida al francés, la prestigiosa editorial Rosenbloom ha adquirido los derechos de edición en inglés para Australia, New Zeland, UK y USA.
El 13 de mayo de 2014 publica su última novela, hasta la fecha “Un millón de gotas” (editorial Destino) cuyos derechos ya han sido adquiridos para su traducción al francés por la editorial Actes Sud. Una semana después de salir a la venta, se agota la primera edición.
Sinopsis (de su página web)

Quizás Dios juega a los dados con nuestro destino, desperdigando las piezas de un rompecabezas que siempre vuelve a unirse de un modo u otro. Acaso sea el azar el que nos arrebata aquello que más amamos, pero puede que todo lo que nos ocurre sea simplemente el resultado de nuestros propios actos.
Estas son las preguntas que atormentan a Eduardo, un pintor para quien nada tiene sentido tras la muerte de su mujer y su hija, hasta que una famosa violoncelista, Gloria Tagger, le encarga el mayor reto de su vida: pintar el retrato de Arthur, un empresario de pasado incierto. Aceptar ese encargo desencadena una espiral de emociones y acontecimientos trágicos que succiona inevitablemente a cuantas personas le rodean. Con cada pincelada, Eduardo va abriendo puertas que habría sido mejor mantener cerradas, pero que, una vez abiertas, nada ni nadie podrá volver a cerrar.
Con una trama perfectamente urdida y una intensidad descarnada de dolor y culpa, pero también el ansia de vivir, Respirar por la herida desborda los límites de sus protagonistas con una precisión y una psicología digna del maestro en que se ha convertido ya su autor, Víctor del Árbol.
La novela, impresiones
Cómo empezar a hablar de un libro que ya habla por sí solo. Antes de empezar a hacer la reseña, y aunque es raro hacerlo al principio, os diré solo una palabra como recomendación: LEEDLO.
Respirar por la herida es un libro que refleja que todo está conectado. Es una novela que engloba la vida de unos personajes que acaban estando relacionados todos con todos aunque ellos mismos no lo sepan hasta el final. Todos ellos tienen una situación personal concreta que viene dada por algo que hizo otro de los personajes.
Así, tenemos a Eduardo, que perdió a su familia en un accidente de tráfico; tenemos a Gloria, que perdió a su hijo cuando un borracho lo atropello; tenemos al Sr. Who (¡menudo personaje!), que perdió a su padre porque un perturbado le pegó un tiro cuando él solo era un niño; Arthur está en la cárcel por atropellar a dos personas cuando iba borracha… algunos personajes más que dan redondez a la obra (Ibrahim, Olga, Graciela, Sara y Guzmán), pero si digo sus casos, os desvelo toda la trama y no tendría gracia.
Víctor escribe con una capacidad de hacer sentir todo lo que sienten los personajes, inmediatamente sientes empatía por todos y cada uno de ellos, y nada que pasa en sus vidas te deja indiferente. Un manejo del lenguaje que tiene que ser innato, pues el hecho de que hables de sentimientos no quiere decir que vayas a transmitirlos, y Víctor del Árbol, además de lograr impregnarte con lo que sienten, viven y cuentan sus personajes, te hagas tu propia idea de cómo tiene que ser estar en su piel. A veces llega un punto que tienes que dejar de leer porque estás sobresaturado de tanto dolor, o desesperación, o tienes sed  de venganza. Y eso es capítulo tras capítulo.
Hablando de la maestría que tiene a la hora de transmitir, también se vale de distintos recursos estilísticos para que vivamos los acontecimientos de una manera más cercana. Metáforas, o comparaciones que juegan con nuestros pensamientos.

“[…] a la exploración salvaje de los años, al deseo de conquistar aquella geografía a golpe de machete, había sucedido un aprendizaje concienzudo, una metodología de mapas, vaches y ríos que desgranaba anotándolos como un topógrafo en su mente.”

Reflexiones muy profundas que calan dentro en el lector, quizá por la elección de las palabras, quizá por el momento en que están colocadas en los capítulos, quizá por el personaje que las dice…

“Siempre queda algo por decir cuando ya no queda tiempo para decirlo.”

“¿Qué son las palabras cuando uno no puede escucharlas? Yunques, martillos que impiden que se muera el dolor.”

Con este libro, además de ir hilando poco a poco las vidas de los personajes, y entretejiendo entre ellos todo lo que los une, también aprendemos que morir no es dejar de respirar, y que vivir no es seguir respirando. Las heridas que no cierran nos impiden seguir adelante, pero también nos impiden volver atrás.
Todos hemos leído, o casi todos, que los libros o la prosa de Víctor del Árbol se caracteriza por una dureza que no se puede describir. Habrá que leer el resto de sus obras para corroborar esta afirmación, pero sin duda os digo que Respirar por la herida tiene mucho sentimiento, y mucho dolor. Es muy fuerte, y muy cierto, y las situaciones podrían ser perfectamente reales, y eso hace que duela más y sea más verídico. Hace que te creas lo que te estás leyendo, y por eso en ocasiones te verás obligado a cerrar el libro y respirar hondo.
Es de las lecturas más constructivas que he tenido este año, así que os animo a leerla y a sentirla, no solo a pasar por ella de puntillas. Debéis profundizar y conectar con los personajes.
Obligatorio

22 comentarios sobre “Respirar por la herida

  1. Hace varias semanas que le estoy dando vueltas a mi reseña, porque no se como plasmar lo que me he sentido. Y como no consigo hacerlo, lo voy dejando y leyendo otras, y dejandolo otro poco más. Pero coincido contigo en que es de lo mejor que he leido este año y me muero de ganas de leer Un millon de gotas. Besos

    Me gusta

  2. Hola!!
    Parece ser un libro muy prometedor, lo apuntaré por ahí. Me encanto esta frases, es tan cierta: “Siempre queda algo por decir cuando ya no queda tiempo para decirlo.”

    Besos. Nos leemos

    Me gusta

  3. Me gustaría leerlo en algún momento, pero la verdad es que ahora mismo estoy en una época que prefiero leer más bien cosas ligeritas que no me hagan pesnar mucho que libros más densos. Así que lo dejaré para más adelante, porque tiene pinta de ser un libro con el que hay que estar al cien por cien para disfrutarlo del todo♥ Muchas gracias por la reseña, Nieves 😀

    ¡Un besote!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s