#LeemosElQuijote: Capítulos VII, VIII y IX

24 de febrero: CAPÍTULO VII De la segunda salida de nuestro buen caballero don Quijote de la Mancha

Al inicio de este capítulo nos encontramos con un don Quijote muy depsierto, que sigue molido por los palos que recibió al final del capítulo V. Al despertar, dice tantas locuras que el cura y el ama de llaves deciden darle de comer, y cuando se vuelve a quedar dormido, el ama  quema todos los libros que encuentra, sin pararse ya a hacer una selección como la que veíamos en el capítulo VII.
Cuando don Quijote vuelve a despertar, dos días después, lo primero que quiere hacer es ver sus libros, pero no encuentra la habitación donde estaban. Cuando pregunta por ellos, el ama y la sobrina le cuentan la mentira que prepararon entre ellas y el cura y el barbero: que un encantador había ido la noche de su partida llevándose todos los libros con él. Don Quijote se lo cree, de hecho dice que seguro que fue “Frestón” (que como aclara F. Rico, se refiere a “Fristón”, el encantador del Belianís).
Quince días aguanta don Quijote en su casa. Después se busca un escudero… y por fin aparece ¡Sancho Panza! Es un personaje muy entrañable, que recuerdo que cuando me leí el Quijote para niños en mi más tierna infancia pensaba que era un poco tonto por creerse que don Quijote le haría gobernador de una ínsula (unos 8 años tendría cuando me regalaron esta joya):
 Se ponen en marcha al final del capítulo los dos, caballero y escudero, a buscar aventuras. ¿Conseguirá Sancho su ínsula? ¿En cuántos líos más se meterá el pobre don Quijote, arrastrando ahora a Sancho con él?
3 de marzo: CAPÍTULO VIII Del buen suceso que el valeroso don Quijote tuvo en la espantable y jamás imaginada aventura de los molinos de viento, con otros sucesos dignos de felice recordación
Y llegamos aquí al capítulo que más me gusta, o bueno, uno de los que más me gustan 😀 ¡El capítulo de los molinos! Os voy a contar una anécdota… Yo cuando era pequeña pasaba a veces por un pueblo que tenía un molino de viento igual que las ilustraciones del libro que os enseño. Cuando me leí el Quijote, cada vez que pasaba por ese pueblo me imaginaba que ese molino era un gigante 😛
Y ahora, vamos con el capítulo. Nada más comenzar, Quijote y Sancho se encuentran con unos molinos de viento, que don Quijote toma por gigantes. Sancho estaba advertido de la locura de su señor, pero esto le parecía además de loco, peligroso (realmente todas las locuras son peligrosas de un modo u otro, ¿no?), e intenta advertirle de que no son gigantes, y se hará daño [“-Mire vuestra merced -respondió Sancho- que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino”.]
Y, efectivamente, cuando don Quijote corre como alma que lleva el diablo para asestarle un “golpe mortal” al gigante, su lanza se queda enganchada y es él quien acaba por los suelos y magullado (de nuevo). Y ni por estas consigue Sancho hacer entrar en razón a su señor, que le dice que es Frestón (el diablillo del capítulo VII) quien ha encantado a los gigantes convirtiéndolos en molinos para sabotear su victoria.
Pasaron la primera noche fuera de su aldea, Sancho durmiendo a pierna suelta, don Quijote sin dormir pensando en Dulcinea.
Al día siguiente, se les presenta otra aventura: dos frailes de San Benito están transportando pasajeros, pero en la mente de don Quijote son encantadores que han raptado a una princesa. El capítulo, así como la primera parte, terminan con el vizcaíno (el que se enfrenta a don Quijote) y con nuestro caballero peleando, no conocemos al vencedor hasta comenzar la segunda parte.
10 de marzo: CAPÍTULO IX Donde se concluye y da fin a la estupenda batalla que el gallardo vizcaíno y el valiente manchego tuvieron
Vuelve a tomar voz Cervantes, diciéndonos que ahí se acaba todo lo que encontró, y que se esforzó por conseguir completar toda la historia del famoso hidalgo, o caballero andante. No quería dejar la historia así, así que se las ingenió para rescatar lo que faltaba, y se dispone a contárnoslo a nosotros. La historia de cómo lo consigue es de lo más curiosa, me asombra una vez más la capacidad imaginativa de nuestro querido Cervantes. Resulta que estaba paseando y por casualidad topó con un chaval que vendía cartapacios, pero estos estaban en arábigo. Consiguió dar con alguien que se los tradujo, y al oír el título de uno de los cartapcios, que resultó ser Historia de don Quijote de la Mancha, escrita por Cide Hambete Benengeli, historiador arábigo, le compró todos los cartapacios a su casa, y se llevó a su particular traductor a su casa para que le tradujera todos.
Pasa a contarnos Cervantes lo que ocurrió en esa lucha que tienen don Quijote y el vizcaíno; batalla que gana nuestro caballero ¡por fin! Tras una emocionante pelea, don Quijote consigue asestarle el golpe definitivo al vizcaíno, y además se jacta de ello.
Acaba el capítulo prometiendo don Quijote no hacerle más daño al vizcaíno.
Y hasta aquí. Me he atrasado un par de semanas, pero he conseguido ponerme al día 😀 La semana que viene os traeré el capítulo X… ¿Qué nos deparará nuestro caballero andante acompañado por su fiel servidor Sancho?

2 comentarios sobre “#LeemosElQuijote: Capítulos VII, VIII y IX

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s