Entrevista a María Jeunet

La autora del libro que reseñé en mi anterior entrada ha sido tan amable de concederme una entrevista sobre su novela: Las hojas de Julia.

Por supuesto le doy las gracias por su cercanía y su disposición a concederme la entrevista. Hablamos con ella:


1- Lo primero, felicitarte de nuevo por el gran éxito que está teniendo tu primera novela. Dime, cuando la publicaste en Amazon, ¿pensabas que iba a tener tanto éxito?
Muchas gracias Nieves. Y gracias también por darme la oportunidad de ahondar un poco más en Las hojas de Julia.
Ni de lejos. Cuando la publiqué me dije a mí misma “si llegas a una o dos personas cada mes, será un éxito”. No tenía ni idea de cómo funcionaba ese mercado, no sabía si mis expectativas eran demasiado ambiciosas o por el contrario, demasiado bajas.
Tras seis semanas publicada aún no me puedo creer que casi cada día haya estado entre los veinte ebooks románticos más vendidos en España. Por lo que estoy viendo implica llegar a más de quince/veinte lectores a diario.
Cada día más personas se acercan a mí a través de las redes sociales explicándome cuánto les ha gustado la historia. De verdad, nunca imaginé que algo así pasara en tan poco tiempo.
2- Una de las cosas que más me llama la atención es que la protagonista, Julia, se guíe tanto por la superstición de algo que le dijo una bruja de feria cuando era niña. ¿Piensas que hay gente que, por muy supersticiosa que sea, dejaría pasar al amor de su vida por una creencia de ese tipo? Y al mismo tiempo, ¿crees que la persona a la que están rechazando por esa superstición haría todo lo que hace Will para convencer a su amado/a de que tiene que estar juntos?
Buena pregunta Nieves. Pienso que Julia utiliza como excusa esa “profecía” que le contaron siendo niña, para evitar avanzar en las relaciones. No conozco a nadie que no haya sentido vértigo cuando su nueva relación se pone en marcha. Es un periodo de inestabilidad, inseguridad, desconfianza, en el que los sentimientos crecen muy rápido, y eso asusta. Creo que Julia, utiliza ese recurso para poner freno a sus relaciones o incluso para excusarlas cuando no funcionan bien. Bajo mi punto de vista es una forma de actuar inmadura, pero a ella le produce seguridad, y a eso se agarra.
Imagino que cuando tienes un buen trabajo, estás satisfecha con lo que haces a diario y eres bien valorada por tus compañeros y jefes, daría mucho miedo meterte en una relación que podría no acabar bien y fastidiarlo todo. Ese aspecto sí me parece maduro.
¿Si creo que alguien movería cielo y tierra para conquistar a su amor? Sí. Tan rotundo y sencillo  como esas dos letras: sí. Cuando el amor mueve todo tu ser, harías lo que fuera por estar junto a la otra persona.
Es cierto que en la vida real las relaciones son muy distintas entre sí, pero cuando hay verdadero amor, darías un riñón a esa persona, viajarías cinco mil kilómetros por estar junto a ella, te sentarías en su portal toda la noche hasta que volviera a hablarte…
3- El cuadro con el que empieza la historia de amor de Julia y Will, Bailarinas, ¿lo elegiste por algo en especial? ¿Representa algo para ti? (Más allá de lo bello que es. No lo conocía hasta que leí tu novela, y es muy bonito).
Uno de los cuadros de la serie Bailarinas, de Degas.
Es cierto, es un cuadro increíble. Elegí ese porque me encanta. Descubrí a Degas en el Museo de Orsay un verano. La serie Bailarinas me recuerda a mi infancia (estuve matriculada en gimnasia rítmica varios años). Hace revivir en mí la emoción antes de salir al escenario, el cómo apretaba la ropa, el pelo tirante, los nervios de nuestra maestra…
Soy de las que compra el libro oficial en la tienda de los museos, y si vieras cómo tengo el de Orsay pensarías que debe tener al menos ¡cuarenta años! 
Ese museo es impactante, desde el propio edificio y la historia que hay detrás de él, hasta todas y cada una de las obras que expone.
4- Algo que siempre me gustaría preguntar a los autores es si cuando empezáis a escribir la novela, tenéis pensado ya cómo queréis que acabe, o si lo vais decidiendo sobre la marcha. En tu caso, ¿sabías desde el principio cómo querías que acabase la historia?
Sí, me gusta tenerlo ordenado. Tanto en la cabeza como en papel: tengo un par de cuadernos en donde anoto la idea inicial (una chispa que surge ante el más mínimo acontecimiento) y el detalle y desarrollo de la trama. Anoto incluso cuántas páginas quiero que tenga cada capítulo y cosas como  cómo será la personalidad de los personajes.
Pero es cierto, y lo comentaba hace poco en mi blog, que cuando me siento a escribir, a veces son mis dedos, guiados por el subconsciente, los que describen algo nuevo, algo que nunca pensé “despierta”. Esa es una parte super emocionante de escribir: sé qué va a ocurrir, pero a veces pasan cosas inesperadas, que otorgarán a la historia de más riqueza y profundidad.
En uno de mis cuadernos tengo anotadas una decena de historias más, así que cuando termine la que estoy escribiendo tocará dejar que una de esas se meta en mi cabeza.
5- Otra cosa que me fascina es que, aun siendo el género que es, y siendo difícil crear una obra original en literatura romántica, los personajes principales no se me parecen a ningún otro de otras novelas del estilo. Así como Cindy o Nora sí me pueden recordar a otros personajes, Will y Julia en absoluto. ¿Les has otorgado características de gente de tu entorno, o es todo ficción?
Supongo que la mayoría de “imaginadores de historias” estarían de acuerdo conmigo: creo que en cada página hay un poco de nosotros mismos. No significa que Las hojas de Julia sea una parte de mi vida, claro que no, pero a medida que pasa el tiempo, voy encontrando ciertas similitudes que al principio no vi.
Por ejemplo: hace unos días, ordenando unas cajas viejas, encontré una carpeta que utilizaba para ir a la Facultad. En esa carpeta, yo había colocado un dibujo propio de una mariposa amarilla y azul. No recordaba haberla puesto allí, pero seguro que en mi cabeza, quedaban los restos de la mariposa y los reflejé en la historia de Julia y Will. 
Mariposa de María Jeunet
En cualquier personaje encuentro rasgos de mí misma, de una amiga, de una historia que leí, de una película que vi… Cualquier personaje es la suma de muchos momentos, sentimientos, lecturas, experiencias… Es la vida.
6- Ahora una pregunta más formal, que también me gustaría poder preguntarle a los escritores. ¿Por qué narrador en primera persona? ¿Cuál crees que es el criterio que elige un escritor para narrar en primera o tercera persona? ¿Te gustaría escribir en tercera persona, o todas tus novelas serán en primera?
Cuando empecé a escribir Las hojas de Julia, leí sobre el tipo de narrador que podía emplear. No acababa de gustarme la idea del narrador omnisciente, (pensé que sería una forma de guiar al lector un poco falsa), así que opté por la primera persona. Quería que Julia nos contara de forma personal qué le pasaba por la cabeza en cada momento.
Aunque… No pude resistirme y en varias ocasiones utilicé la tercera persona.
Ahora estoy escribiendo la historia de Nora: empezó en primera persona, pero ha dado un giro y tenemos a un narrador que nos cuenta cómo se desarrolla la trama.
Supongo que lo definirá el tipo de historia que cuente.
7- He de serte sincera. Cuando Will y Julia vuelven de París, yo apostaba a que no acabarían juntos. ¿Más gente te lo ha dicho, o soy la única rara que esperaba que acabase con James?
Nadie me lo ha dicho, pero Nieves… esa era mi primera idea: que Julia tras el viaje a París, se dejará llevar por sus miedos, hasta los brazos de otro hombre. Pero, finalmente su cabeza (y su corazón) habría podido más que la superstición, y hubiera rectificado su decisión.
Opté por no liar la madeja en ese sentido, me pareció más interesante indagar en cómo se nos rompe el corazón cuando nos separamos de la persona amada. Lo raro es que en esta historia, no “la dejan”, es ella la que corta con él, la que se autoimpone ese dolor.
8- Pasando a un plano más personal. Imagino que esta es tu primera novela publicada, corrígeme si me equivoco. ¿Tienes más novelas, publicadas o no?
Las hojas de Julia es mi primera novela. Y hasta la fecha la única. Como sabes, estoy creando la historia de Nora Olsen (la hermana pequeña de Julia), y como te comentaba un poco antes, tengo en mente unas cuantas más que necesito desarrollar.
9- Decidiste la autopublicación. ¿Has intentando antes mandar el libro a editoriales físicas, o este ha sido tu primer paso? Si la respuesta es que ha sido tu primer paso, ¿tienes en mente mandarlo a otras editoriales, o prefieres seguir con la autopublicación?
Terminé el libro el Junio de 2013. No tenía ni idea de cómo funcionaba este mercado, ni el editorial tradicional ni el tema de la autoedición/autopublicación. 
Tras leer experiencias de otros autores, opté por imprimir dos copias, encuadernarlas en espiral, ponerlas “bonitas” y las envié a dos editoriales de la misma casa.
Una de ellas respondió rápido y amablemente, que no estaban interesados. Me hizo mucha ilusión porque había leído que lo habitual es que no contestaran. Y la otra, casi al mismo tiempo dijo que lo estudiaría. Imagínate, eso sí que me emocionó y me extrañó. Pero pasados un par de meses, de nuevo muy amables, me comentaron que no podría ser. Agradecida por su seriedad opté por los agentes literarios.
Elaboré una pequeña lista y contacté con tres. Dos de ellos fueron muy rápidos en contestar: “no acogemos a más escritores” dijeron. Y el tercero aún está por contestar…
Ante ese panorama, me interesé por la autoedición/autopublicación.
Y resumiendo: si en Junio de 2013 hubiera sabido cómo funcionaban las cosas en uno y otro mundo, te aseguro que habría optado por la autopublicación de entrada. Hoy por hoy me parece mucho mejor tener el control de ventas, el control de la edición y el control de la publicidad.
Pero soy cauta, y no puedo asegurar que si una editorial llamara a mi puerta algún día la rechazaría. Supongo que toda decisión depende del momento vital de cada uno. Hoy por hoy me encanta poder disfrutar de esas pequeñas decisiones, pero si en un futuro mi vida es más compleja, quizá me gustaría tener a alguien detrás de mí para solucionar esos temas.
De momento, mi idea es seguir con la autoedición/autopublicación. Mañana ya se verá.
10- Esta pregunta es más para los posibles lectores que tengan en mente autopublicar su libro. ¿Les aconsejarías este método? ¿Qué beneficios aporta (tanto monetarios, como a nivel personal)?
Como he dicho, no sé nada del funcionamiento del mundo editorial, así que no podría dirigir la decisión de nadie en este sentido.
Pero sí puedo explicar lo que para mí son ventajas dentro de la autoedición/autopublicación.
Para empezar: si tu obra no tiene errores, la has pulido y repulido, y te ves capaz de enseñarla al mundo, no dependes de que alguien tenga que aprobarla para sacarla a la luz.
Tú decides cada decisión: la portada, la sinopsis, lo que tú quieres que sepan de ti, los beneficios, el tipo de edición, su publicidad…
Actualmente tengo publicada Las hojas de Julia en amazon, pero mi idea es incluirla en otras plataformas.
Los beneficios económicos rondan el 35% o el 70% (e incluso ayer leí que hay algunas en donde el beneficio es el 100%). En mi caso, supone que por cada euro vendido, me quedo con 35 céntimos.
Tengo entendido que una editorial, por cada ebook te reembolsa un 25%, y si la venta es el papel el porcentaje oscila entre el 5-10%. Así que en este aspecto, la autopublicación (aunque en teoría no tienes tanta visibilidad, ni promoción y por tanto ventas) reporta más beneficios.
A nivel personal me aporta… felicidad. Las palabras de ánimo y los elogios de personas que han leído la obra, son un manjar para mí.
Hace unos días leí: “hasta una patada en el culo te ayuda a avanzar”, así que cuando lleguen las malas palabras, las tomaré así: como una buena patada en el culo que me ayudará a seguir. De todo hay que ver la parte positiva.
11- Aparte de escribir, que supongo que te aportará beneficios, ¿trabajas en alguna otra cosa?
Sí, tras terminar la carrera me especialicé en una rama concreta, y creé junto a mi marido una empresa. Llevamos trabajando en ella siete años. Este año vamos a dar un par de pasos muy importantes en ella, así que estamos muy ilusionados.
Esta visión emprendedora me ha ayudado muchísimo para sacar adelante mi primera novela.
A veces pienso que ojalá hubiera hecho esto desde siempre, pero después soy realista, y la verdad es que la experiencia vital que tengo a día de hoy hace que las cosas estén saliendo así de bien.
12- Y hablando de escribir… ¿tienes pensada alguna continuación de la historia de Will y Julia? ¡Porque yo me he quedado con ganas de más! O aunque no sea una continuación, ¿tienes en mente alguna otra historia?
Cuaderno de María Jeunet para sus historias
Will y Julia ya han tenido su momento. Creo que es más enriquecedor ahondar en otras historias y otros personajes. Pero quien sabe… A lo mejor el paso del tiempo crea en mis sinapsis una nueva trama con ellos dos como protagonistas.
13- Por último, me gustaría preguntarte si consideras que algún autor o libro te ha influenciado de alguna manera al escribir esta novela. Y ya de paso, te pregunto si tienes algún escritor favorito (te preguntaría por libro, pero sé de buena tinta que es imposible para nosotros, los apasionados lectores, decidir un sólo libro).
¡Toda la razón Nieves! Creo que la pregunta “¿cuál es tu escritor/libro/canción/película…etc favorita?” ¡Es la más difícil del mundo!
Hace unos años viajamos en avión, y el día antes paseando por una librería pensé “me apetece algo corto y feliz” y encontré “Ojalá fuera cierto” de Marc Levy. La leí durante el vuelo y me hizo pensar varias cosas: las lecturas de ese estilo nos hacen sonreír, nos hacen pasar un buen rato.
Coincidió con que en esa época mi sobrina me dejó varios libros de Moccia (¡¡hasta entonces no sabía ni que existía!!), y aunque no he vuelto a leer ninguno, también me hicieron pasar unas horas entretenida, sonriendo y emocionándome.
Podría decir que esos dos autores (¡¡que nunca habría elegido!!) fueron los que me mostraron un camino distinto. Suelo leer cosas muy diferentes, pero he de reconocer que sus historias nos ponen de buen humor. Nos dan esperanza y nos ilusionan.
Así que podría decir que si Las hojas de Julia es así, en parte fue por la labor “ilusionadora” de esos dos autores. La de Julia podría haber sido una historia muy distinta (¿conoces la peli de Woody Allen “Melinda y Melinda”? En ella se hace ver que la misma historia puede verse con el cristal del humor o de la fatalidad).
Libros y autores que puedo leer una y otra vez: El guardián entre el centeno (GENIAL), El Aleph de Borges, en realidad cualquiera de Borges, en esto tiene la bendita culpa mi marido, de niña leí docenas de veces Drácula, me encantan los rusos, los nórdicos actuales…
Acabo de leer Doctor Sueño (no leía nada de S. King desde niña!!) y me ha gustado mucho. Ahora estoy leyendo Drive, de J. Sallis, y Los renglones torcidos de Dios, de Torcuato Luca de Tena. 

4 comentarios sobre “Entrevista a María Jeunet

  1. Muy buena entrevista! Felicidades. Se ve que la autora es una persona cercana y sencilla. Me ha gustado mucho conocerla y me quedo con ganas de estrenarme con su novela. Le deseo mucha suerte!
    Besotes!!!

    Me gusta

  2. Muchas gracias Margari, como siempre ^^ La verdad es que enseguida se mostró muy simpática y muy agradable a la hora de hacerle la entrevista.
    La novela está muy chula, colgué la reseña hace poco también, a mí me gustó bastante. Entretiene un montón, así que cuando la leas me cuentas qué tal 😀
    Un besazo guapa!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s